lunes, 31 de agosto de 2015

Este año no hay picudos



Hola, hoy es 31 de agosto de 2015 y mas aun, es la hora de la siesta. La hora de la siesta, aquí, en Murcia, es una forma informal de descansar, quebrar el día, en un lugar fresco, después de la comida de medio día. Y luego hay otra siesta mas liviana que se realiza antes de la comida. La siesta es una actividad  considerada dentro de la dieta mediterránea. La dieta mediterránea no es solamente comer sano, verdura, legumbres, fruta etc. es, además, una actitud. Los amigos, los almuerzos, las partidas de dominó, platicar, criticar, lo de criticar y reír es lo mas sano. La hora de la siesta es una hora misteriosa.

Sobre el picudo, tema de todos conocida, nada de nada. No está, no se ve, no aparece. Tengo un amigo que, como yo, sufríamos las pataletas del picudo. Él trata, o trataba, las palmeras, como  yo hacia al principio, todos los meses. Dejé de preocuparme del picudo, vivo en paz y mis palmeras también.  Hace mucho que no trato a mis palmeras y siguen sanas y bonitas, algunas con dátiles, como no podía ser de otra manera, con dátiles, el año que toca.

Me gustaría poder contarles alguna historia interesante pero no aparece por aquí a pesar de encontrarse en las palmeras de mi vecino, a escasos 50 mt. de las mías. A veces pienso si el tratamiento que realicé con pimienta de cayena hizo inmune a mis palmeras contra el picudo. Si, lo entiendo, es fuerte, pero llevo mucho tiempo esperando y el picudo no aparece. Si el picudo estuviera lejos lo entendería pero es que se encuentra aquí, a escasos metros de mis palmeras.

Otra cosa que valoro, en su justa medida, es que mis palmeras son mas bonitas y jóvenes que las de mi vecino y no creo que entre los cientos de picudos que se encuentran en las palmeras de mi vecino no exista ni un solo  picudo con dos dedos de frente para abandonar el lúgubre domicilio que tienen por otro mas joven, luminoso y bonito.

Finalmente quiero decirles que no se que haría para que los picudos se ‘fijaran’ en mis  palmeras para  guerrear con ellos y poder contarles ‘Crónicas de mis Picudos’.

Y así, con este trajín, hasta otro día.

3 comentarios:

  1. Que tal Pepe. No se si te acordarás de mi, intercambiamos algunos comentarios en Diciembre . Me alegro de seguir teniendo noticias tuyas, y de no tener noticias de los picudos (ni en tus palmeras ni en la mía). Llegué a echar unos 20 litros de agua con cayena a comienzos de año, pero también es cierto que sigo con inyecciones y duchas quincenales. En cualquier caso mi palmera se mantiene (con lo que creo que es la cabeza del cogollo seca y dura, sin brotes aparentes, pero con las hojas verdes que pude salvar en buen estado). Este fin de semana me he alegrado especialmente de este estado de aparente estancamiento, porque las dos únicas palmeras de mis vecinos que quedaban en pie, tienen ya evidentes síntomas de ataque. Una pena, pero en la mia no hay restos de bichos, asi que si resucita, seré el orgulloso propietario de la única palmera en varios kilómetros a la redonda. Durante este año yo pensaba como tú : “vaya , ahora que os estoy esperando no venís” y también “vaya, que suerte tuvieron mis vecinos, salieron indemnes del ataque”….pero no…….no podemos cantar victoria todavía. Hay que recordar que ahora a finales de septiembre comienzos de octubre se produce la eclosión de los huevos depositados durante el verano, que entiendo tuvieron que ser muchos .El fin del verano es como una segunda primavera. Asi que nada, seguiremos resistiendo. Yo por mi parte estoy deseando poder tener fotos de las primeras hojas nuevas si salen algún dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando. Perdona mi retraso en contestar. A veces ocurren cosas inexplicables. Como supones, todos los días, y algunos varias veces,'miro' mi blog y lo raro es que no te haya 'visto'. antes. Me ha encantado tu escrito por la alegría que reflejas en él y no es para menos.Yo sigo esperando a los picudos que no llegan. He comenzado a podar las palmeras, y los dátiles, ahora que, todavía, tenemos días calurosos tratando de atraer algún picudo que quiera cambiar de domicilio. La poda de este año es mas penosa que el anterior porque las palmeras son mas altas. Ayer podé las dos mas bajas. Hoy llueve y he decidido no trabajar. Un abrazo y estaremos en contacto.

      Eliminar
  2. Hola, yo sigo con mis tratamientos químicos mensuales o cada 45 días , y esta primavera otoñal han hecho caer palmeras vecinales que parecían que no estaban afectadas (No tratadas), , en mi finca continuo sin ninguna baja, desde 2011 que sacrifique las afectadas , mis otras casi mil palmeras siguen ai dándome trabajo, VIVAS espero no cansarme y tener tiempo para seguir tratándolas SALUDOS Y SEGUID LUCHANDO CONTRA EL PICUDO, QUEDAREMOS POCOS PERO VENCEREMOS

    ResponderEliminar